loader image

Direccion

Luís Braille, 03010 (Alicante)

Correo electrónico

eidos@psicologos.eu

Teléfono

629 667 213

Autopsicología Ejercicios y Claves para una buena salud mental

Autopsicología Ejercicios y Claves para una buena salud mental

Queridos amigos y lectores, me complace informaros de un proyecto personal hecho realidad esta misma semana. Mi libro:
AUTOPSICOLOGÍA Ejercicios y Claves para una buena salud mental, Editorial Almuzara, ya está a la venta.
Autor: Alberto Bermejo – Psicólogo clínico.

PRESENTACIÓN DEL LIBRO EN ALICANTE LIBRERÍA 80 MUNDOS AV GENERAL MARVA, 14 – EL MIÉRCOLES 17 DE NOVIEMBRE A LAS 19:00 HORAS. ¡OS ESPERAMOS!

Ya podéis comprarlo, en las mejores librerías del país (en Alicante, lo tenéis físicamente – lo he visto –  en 80 Mundos y en Casa del Libro). Progresivamente se irá distribuyendo de forma más amplia. Como no puede ser de otra forma, lo tenéis disponible en INTERNET en las librerías Online habituales, Amazón, Casa del Libro, El Corte Inglés...
AUTOPSICOLOGÍA
He publicado en Editorial Almuzara, editorial pujante dirigida por el Ex-ministro de Trabajo Manuel Pimentel,  extraordinariamente culto, comprometido culturalmente plenamente y que dirige en la 2 de TVE el programa Arqueomanía, que como podéis imaginar aborda temas de arqueología.  Es una gran satisfacción que apueste por mi proyecto  la Editorial Almuzara. Su fondo editorial es amplísimo, con títulos excelentes. Aquí tenéis mi libro a la venta, en la propia editorial, con envíos inmediatos:
¿Y qué os cuento en mi libro? La AUTOPSICOLOGÍA es una brújula emocional para afianzar tu salud mental. Te permitirá ser responsable de tu cambio y fortalecimiento psicológico. En esta publicación desvelo claves y fórmulas para manejar nuestras dificultades personales, desde una perspectiva práctica y autoaplicada. Con ejercicios diversos y detallados oriento al lector a llevar una vida armónica, con el objetivo de acercarlo a una felicidad plena y saludable. Con claves y consejos motivadores para propiciar el cambio de comportamiento, vivir más positiva-mente, recuperar la autoestima y superar problemas de ansiedad, adicciones, desánimo o dificultades con las relaciones sociales. Y mucho más.
Un pequeño manual imprescindible, un primer acercamiento a la AUTOPSICOLOGÍA, como complemento perfecto, en su caso, a una terapia cognitivo-conductual que el paciente desarrolle con su terapeuta, presencial u Online.
Hazte con un ejemplar, no lo dudes. AUTOPSICOLOGIA, Ejercicios y Claves para una buena salud mental. Ed. Almuzara. Construye la mejor versión de ti, tu mejor narración vital.
Hablamos de AUTOPSICOLGÍA. Próximas presentaciones:
El lunes 25 de octubre a las 17:10 Mari Carmen Ramón Lozano de Radio Compañía (Molina de Segura) me entrevistará en su programa CAFETITO DE PUCHERO. Radio y Podcast.  Después de su emisión, accesible en IVOOX y otros agregadores de Podcasts. Enlazamos aquí mismo el programa al completo. 
El martes 2 de noviembre a las  20:30 horas, participaré en el programa de radio (y podcast) CONDICIÓN HUMANA, de la Asociación Cultural Morateña Radio Morata  con la Dirección De Vicente Pinto y los contertulios Carlos Gutiérrez, Susana Ávila y Julian De la Torre. Radio. Después de su emisión, accesible en IVOOX y otros agregadores de Podcasts. Dejamos enlazado aquí mismo el programa al completo, puedes descargarlo aquí. 
#saludmental #psicología #felicidad #autopsicologia #gabineteeidos #psicologos #Editorialalmuzara #Arcopress

Alberto Bermejo

Psicólogo clínico

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Facebook:   https://facebook.com/GabineteEidos/

Twitter:        https://twitter.com/gabinete_eidos

Diccionario emocional:  Nostalgia

Diccionario emocional: Nostalgia

¿Eres persona nostálgica? ¿Te ves inundado por un sentimiento como este a menudo? Experiencialmente nos encontraríamos cerca de otras tonalidades emocionales como la pena, la desilusión, el repliegue hacia el interior, quizás el desengaño… Si no me lo has oído decir, escúchame ahora: abrirse a un sentimiento “negativo” por etiquetarlo así, no es comprometedor para la unidad del self, para nuestro autoconcepto o autoestima. De vez en cuando debemos revisar y ver qué nos emociona. Las emociones nos convierten en magníficos seres humanos. Yo soy un entusiasta emocional. Recuerdo al José María García de las ondas, con su látigo verbal: “ni una buena acción, ni una mala palabra”, que definen a muchas personas (a menudo melindrosas) que ni sienten, ni padecen: los iletrados emocionales.

La nostalgia guarda relación con un sentimiento triste que puede acaecer en cualquier momento de la vida. Los recuerdos son el principal disparador de esta emoción. La extinción de un buen momento del pasado, recordado, puede generar la nostalgia. Históricamente, su primera aparición conceptual data de 1688: el estudiante Johannes Hofer lo introdujo en su tesis de grado (medicina) describiéndolo como «la enfermedad de un estudiante que dejó su ciudad natal para acudir a estudiar a Basilea».

En esta oportunidad quiero maridar la nostalgia con un sentimiento más energético, el anhelo, con su matiz comportamental. Fuerte y henchido de creatividad, que deriva del hambre y sed no saciadas del alma, que nos empuja a seguir nuestros sueños y deseos insatisfechos, nuestras personales utopías, sublimando otras emociones más prosaicas. El autor de Crónicas de Narnia C.S. Lewis lo llamó sehnsucht (en alemán) vinculándolo a la posibilidad de generar mucho más y ser u obtener algo mejor. En una de sus novelas escribiría:  “Cuando fui más feliz más anhelaba. En esos días felices, cuando estábamos arriba en las colinas…. Con el viento y el sol… Y debido a que era tan hermoso, me hizo anhelar, siempre anhelar….”.

Si miras dentro de ti y ves un paisaje gris o un cielo nublado, un frío implacable o un eclipse de luna, te voy a ofrecer algunas claves para sentirte algo mejor.

  • Ante todo, descubre que la noche también es bella, aunque reine dentro de nosotros. Y podemos aprender de la misma.
  • Haz una breve meditación para afinar y etiquetar tu emoción
  • Tu estructura emocional está vinculada a tus pensamientos. Y la nostalgia está especialmente emparentada con la memoria. Haz un pequeño esfuerzo por tomar algunas notas sobre cómo te sientes y unir tu experiencia emocional a imágenes, recuerdos o pensamientos que cursan en paralelo. No siempre es fácil modificar emociones, siendo más sencillo cambiar nuestros eventos cognitivos.
  • Si tienes la paciencia suficiente encontrarás que hay dos o tres ideas únicamente vinculadas a la compleja emotividad que ahora te está preocupando: quizás sea el desamor, la pérdida de un amigo, la añoranza de un viaje o buenos momentos, o una experiencia de soledad…
  • Si tienes un problema de comunicación o de cualquier tipo con una persona cercana, toma la decisión de buscarle solución. Contacta con ella y abordar el problema.
  • La interacción social y salir con amigos procura un gran alivio para la nostalgia. Tenlo en cuenta. Aprovecha, ahora que es verano, para salir y tomar algo el sol y darte un buen chapuzón

Y si mis consejos no te ayudan hoy mucho, refúgiate en la música. Termino este post con el anhelo de Bono (U2) reflejado en su himno:  “…I still haven’t found what I’m looking for…” una hermosa canción repleta de esperanza que encontrarás en su álbum The Joshua Tree, publicado en 1987, una genialidad.

Alberto Bermejo

Psicólogo clínico

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Facebook:   https://es-es.facebook.com/GabineteEidos/

Twitter:        https://twitter.com/gabinete_eidos

Control e improvisación en Psicología

Control e improvisación en Psicología

¿Cuántas veces realizamos gestos o actos automatizado casi sin percatarnos?

Estas últimas semanas he seguido la serie de Narcos México y me he sorprendido poniendo subtítulos en inglés para entender a estos güeyes. No es el mejor ejemplo de lo que deseo tratar en este post, pero me apetecía contarlo…

En la vida no podemos planificarlo todo. Sería extenuante. Tampoco debemos permitir que los automatismos tomen el control de nuestra existencia y nos roboticemos.

En ocasiones, estos automatismos nos complacen. Conozco a una persona que decidió dejar de fumar apenas sin pensarlo. Dicho y hecho. Me costó creerlo. Porque yo fui fumador en mi juventud, y tuve que ver morir un amigo en el hospital para dejarlo definitivamente hace años.

Y es que dentro de nosotros tenemos la fuerza necesaria para improvisar acciones o actuar de forma refleja. Conozcámonos.  A veces merece la pena dejarnos de llevar por esa corriente o flujo de procesos, que desatendemos y no sabemos adónde puede llevarnos, pero nos satisface. Hemos de saborear estos pequeños regalos de la vida, poniendo el foco en la autoregulación.

Si miras atrás seguro que recordarás algún momento en el que tuviste que actuar para resolver una situación complicada, sobrevenida. Sin darte cuenta estuviste tomando decisiones y solucionando un problema. Hay personas especialmente dotadas para ello, ¡y siempre puede entrenarse si lo precisas!.

Por el contrario, abandonarte constantemente a actos insconscientes o automáticos puede ser una temeridad. Dejarnos llevar por la ira y la impulsividad, por ejemplo, no es una buena idea. No siempre tendremos opción de arrepentirnos o pedir perdón.  Hemos de llevar cuidado para no perder la cabeza.

Freud desde el psicoanálisis desarrolló el término de “acto fallido” como error cognitivo o comportamental. Él lo asociaba a una interferencia inconsciente, reprimida. Una especie de confesión inconscientes. No estoy totalmente de acuerdo con su punto de vista. Demasiada confianza en «lo inconsciente».

Analízate, ¿tiendes a improvisar y a dejarte llevar por comportamientos espontáneos? ¿O bien prefieres planificar cada gesto que haces en tu vida?. Como casi siempre, en el medio está la virtud, no obstante te ofrezco algunas sugerencias prácticas.

Revisa si tu manera de proceder y actuar te complace, si conduce a buenas experiencias y es recompensada personal y socialmente. Si es así, no será preciso realizar cambios en tu comportamiento.

Si las improvisaciones o los automatismos te llevan por el camino de la amargura, porque recibes críticas, cometes errores, te despistas, pierdes el foco, tiene consecuencias negativas, etc. En este caso es conveniente que tomes más conciencia de cada decisión que tomas en la vida y que realices ejercicios de control atencional. Has de ser más consciente de cada paso que das.

Si el exceso de planificación enlentece tu ritmo vital, te paraliza, reduce tu espontaneidad…. En este caso te animo a que hagas algunos cambios comportamentales. Arriesga más en tus decisiones. Valora la rapidez para ejecutar acciones o elaborar respuestas. Sé más natural y déjate llevar un poco más.

En definitiva, ¿te gusta improvisar o prefieres planificarlo todo?

Alberto Bermejo

Psicólogo clínico

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Facebook:   https://es-es.facebook.com/GabineteEidos/

Twitter:        https://twitter.com/gabinete_eidos

 

Felices… ¿para siempre?

Felices… ¿para siempre?

Uno de los grandes mitos de nuestra humanidad es la búsqueda de la felicidad. Desde niños crecemos imbuidos por la idea de que venimos a este mundo para ser los más felices. Nuestra cultura occidental está cimentada en la idea de que el hombre es bueno y ser feliz es lo más natural del mundo.

Quiero centrarme en escribir unas líneas sobre el concepto de felicidad desde la óptica de la psicología clínica; subrayando inicialmente algunas ideas algo desadaptativas que son compartidas por muchos:

  1. Podemos sentirnos felices para siempre.
  2. El hombre nace para ser feliz en este mundo.
  3. Si no eres feliz, eres un ser desgraciado.
  4. No podemos tolerar el malestar, hay que luchar contra él.

Podríamos señalar más ideas de este tipo, con poca base real; pero no quiero extenderme. Preguntaos: ¿qué es la felicidad?. Nadie se pone de acuerdo al respecto y es asunto muy opinable.

La cruda realidad (y no quisiera ponerme pesimista) es que la felicidad perenne no existe, el hombre no nace para ser feliz (no es su cometido primordial, no nació con ese fin), se puede ser feliz y desgraciado a un tiempo (todo depende de cada momento y cada situación vital) y también constatamos los psicólogos que el malestar forma parte de nuestra existencia.

Por favor, no matéis al mensajero. Podemos vivir con moderada felicidad, sí.  Aunque quisiera llamar la atención sobre el hecho de que construimos nuestra vida en general sobre una ideología de la felicidad equivocada.

Lo qué debemos tener presentes es tener conciencia de quienes somos. Somos seres vulnerables. Seremos felices en cada momento, dependiendo de nuestro modo de valorar nuestro mundo y nuestro entorno. Y en ocasiones estaremos en presencia del malestar y tendremos que vivir con ello. La psicología clínica nos enseñará actitudes, estrategias y técnicas para hacerle frente. Vivir sumidos en depresión, ansiedad o sufriendo trastornos psicológicos diversos no es una opción; podemos vivir más profundamente vidas razonablemente felices.

En mi opinión, la felicidad consiste en sentirnos plenamente vivos. La felicidad en la práctica es tener conciencia de quienes somos y sentirnos satisfechos pese a vernos a menudo sumidos en la incongruencia; es establecer un propósito en nuestra existencia y trabajar por conseguirlo; la felicidad es vivir cada instante como si fuera el último, extraer lecciones valiosas de cada acontecimiento; es disfrutar con cada nuevo aspecto de nuestro entorno vital. La felicidad es sentirnos estimulados física, social e intelectualmente; felicidad es alejarnos de todo lo que estropea nuestra capacidad de ser feliz (las adicciones, la delincuencia, la corrupción, la violencia, etc.). Felicidad es también, y sobre todo, creatividad.

Comentemos un par de factores importantes en esto de construir felicidad (aparte de muchos recursos y consejos habituales) y ya retomaremos el tema en otra ocasión porque me gusta no escribir  posts excesivamente densos.

Un estudio publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health http://jech.bmj.com/ determinó, a partir del análisis de cuestionarios respondidos por 51000 noruegos, que asistir y participar a actividades culturales producía satisfacción, bienestar y lo más importante, que las personas que asistían a estos eventos eran menos propensos a la ansiedad y la depresión. Y estudios similares han conducido a resultados también similares.

En mi opinión, cualquier actividad reforzante (agradable) que rompa con la dura rutina de cada día repercutirá positivamente en nuestra salud e incrementará nuestra capacidad de sentirnos más felices. Así que, te aconsejo que potencies tu vinculación con actividades culturales. Un consejo también muy importante, sin duda alguna, es que te mantengas plenamente activo. La pasividad es enemiga de lo bueno.

Otro ejercicio muy saludable y de importancia a la hora de fortalecer nuestro sentimiento de felicidad cotidiano es la risa. Aristóteles ya decía que “la risa es un ejercicio corporal valioso para la salud”. ¿Se acuerdan ustedes del libro “El nombre de la Rosa” y la equivocada valoración religiosa de reír  por uno de sus personajes?. Pues ahí lo tenemos…

Al parecer, gracias a la risa se liberan sustancias bioquímicas, como la dopamina y la adrenalina que influencian positivamente nuestro estado de ánimo e incrementan nuestra creatividad. La risa es la contraparte de la depresión y la tristeza, mejora nuestra autoestima y alivia el insomnio.  Además, se ha demostrado que refuerza también el sistema inmunológico. En definitiva, y a juicio de muchos investigadores, facilita respuestas fisiológicas, psicológicas y espirituales.

Recordad, de cara a vuestra felicidad, lo que dice un proverbio chino: “para estar sano hay que reirse al menos 30 veces al día”. Tomad buena nota.

Alberto Bermejo

Psicólogo clínico

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Facebook:   https://es-es.facebook.com/GabineteEidos/

Twitter:        https://twitter.com/gabinete_eidos

Psicofármacos, antidepresivos, depresión y sexo

Psicofármacos, antidepresivos, depresión y sexo

Un dato objetivo: de acuerdo con cifras contrastadas internacionalmente una de cada tres personas puede contraer al menos un episodio depresivo a lo largo de su vida. Y en España la realidad es que las personas que padecen depresión acuden a un médico psiquiatra y no a un psicólogo clínico, saliendo de su consulta con una receta de un ISRS (Inhibidor selectivo de la captación de serotonina), los fármacos antidepresivos más recetados. Estos fármacos producen cambios en la función serotoninérgica en determinadas vías cerebrales, precipitando un incremento de la serotonina disponible para el cerebro. El nivel de serotonina, según estudios neurobiológicos, también se ha encontrado asociado a trastornos relacionados con la adicción y con otros problemas de salud mental, de ahí que incluso en trastornos de ansiedad (como en en trastorno obsesivo-compulsivo), en trastornos adictivos e incluso en trastornos de personalidad la medicina ha sugerido incorporar antidepresivos en la rutina psicofarmacológica ofrecida a estos pacientes.

Querría dejar aquí bien patente mi desacuerdo en que para cualquier trastorno de salud mental (trastornos que en su mayor parte son trastornos adaptativos, es decir, relacionados con nuestra manera de relacionarnos con los demás, con nosotros mismos y con el mundo, sin ser graves) el paciente termine llevándose a la garganta los mentados antidepresivos. Estimo que  en un trastorno considerado leve o moderado deberían introducirse estrategias de autocontrol o terapias cognitivo-conductuales dirigidas por psicólogos clínicos; es decir herramientas psicológicas, antes de incluir prescripciones psicofarmacológicas; o en cualquier caso una terapia mixta psicomédica que incluya psicoterapia. Toda vez que la psicología ofrece soluciones eficaces y eficientes para todos estos trastornos.

Pues bien, estos fármacos antidepresivos (como el archifamoso PROZAC, que hace unos años despertó un interés inusitado en EEUU, hasta el punto que llegó a denominarse la “droga de la felicidad”) presentan efectos secundarios en la función sexual de hombres y mujeres en buena parte de sus consumidores.  Es el gran problema.  Un incremento de la serotonina interfiere claramente en las relaciones sexuales de hombres y mujeres, incluso inhibiendo el deseo sexual

La interferencia sexual se produce porque el incremento de serotonina induce cambios psicofisiológicos que afectan a los sistemas simpático y parasimpático del sistema nervioso autónomo, implicados en la sexualidad, en los que no nos vamos a detener ahora.

Si usted debe tomar antidepresivos por prescripción médica  (tampoco nos olvidemos, un paciente con depresión clínica no desea frecuentes relaciones sexuales) y quiere mantenerse sexualmente activo debe plantear a su médico una reducción de la dosis del medicamento o su asociación con otro psicofármaco que le pueda ayudar en las relaciones sexuales; o incluso suspender la toma de la medicación durante pequeños períodos, pero siempre manteniendo las dosis clínicamente necesarias.

Se han detectado en algunos casos abandonos de medicación por su interferencia en la sexualidad del paciente. Hay que evitarlo.

Para no ser completamente negativos podemos acabar con una buena noticia. Y es que desde hace unos años contamos con un antidepresivo ISRS cuya interferencia en la vida sexual de los pacientes es muy reducida.

Alberto Bermejo

Psicólogo clínico

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Facebook:   https://es-es.facebook.com/GabineteEidos/

Twitter:        https://twitter.com/gabinete_eidos