loader image
629 667 213 eidos@psicologos.eu
Claves de Autopsicología. Experiencia óptima: despliega tu capacidad para crear

Claves de Autopsicología. Experiencia óptima: despliega tu capacidad para crear

”…El estado óptimo de experiencia interna (flow) es cuando hay orden en la conciencia.  Sucede cuando la energía psíquica (o atención) se utiliza para obtener metas realistas y cuando nuestras habilidades encajan con las oportunidades para actuar…”

Mihaly Csikszentmihalyi

Una de las claves de Autopsicología más importantes, en mi opinión,  es el estado de Flow. Flujo, o fluidez, en español. Ese estado de conciencia óptimo, vitalista, donde todo lo que realizamos y experimentamos añade un orden lógico e incluso paralógico a nuestro sentir consciente, haciendo que percibamos la realidad de una forma especialmente clara, sintiendo que todas las piezas de nuestro rompecabezas encaja, mostrándonos creativos y activos. Quien mejor pudo describir esta experiencia fue Mihaly Csikszentmihalyi en su ensayo “Flow” (Fluir). Cskszentmihalyi, M. (1997). Fluir (Flow): una psicología de la felicidad. Editorial Kairós.

¿Has sido consciente alguna vez de una experiencia de este tipo?. Fíjate en las personas que comunican experiencias de goce extremo, casi extático, producidas por la escucha de una obra musical, el fragmento de un libro inspirador, el descubrimiento de un paisaje o un sentimiento espontáneo de bienestar. O personas que de forma similar se conducen en su quehacer profesional o creativo con una especial sensibilidad, con capacidad resolutiva, sintiéndose activos, con una armoniosa naturalidad.

Os animo a buscar el modo de conectar con estas sensaciones, esta práctica excepcional. Se trata de ir más allá del placer, y abrazar las experiencias que nos llenen, que nos hagan gozar, que nos hagan sentir vivos y conectados. Experiencias óptimas y transformadoras. Esta búsqueda de flujo personal en lo que hacemos y experimentamos puede ayudarnos a encontrar respuestas a muchas de nuestras preguntas y conocernos mejor.

El verdadero sentimiento de felicidad radica en nuestro interior, conectado con la capacidad de concentrar la consciencia desplegando nuestra creatividad de forma activa. No debemos vagabundear por la vida, sin ser constantes, de forma errante; dejándonos llevar sin tomar ninguna decisión. Es importante ser consciente de cada paso que damos, establecer metas específicas y elegir un camino coherente con nuestra sensibilidad.

Las metas dirigen, nos muestran el propósito en nuestra vida. Las metas son motivadoras; cuando más cerca estemos de ellas, mayor motivación de logro obtendremos. Alcanzar nuestras metas, por encima de todo, reforzará nuestra autoestima. Sigue a continuación un ejercicio para que lo realices cuando tengas oportunidad:

Fíjate metas a largo plazo, ¿cómo es la vida que quieres llevar dentro de unos años? Familia, intereses, pareja, amigos, vocación… Fija etas secundarias también, prepara aquellas metas que te ayuden en tu progresión. Esfuérzate cada día por irte acercando paso a paso a todas ellas.

Alberto Bermejo
Psicólogo Especialista en Psicología Clínica

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

AUTOPSICOLOGÍA
Ejercicios y claves para una buena salud mental

Compartiendo claves de Autopsicología: AUTENTICIDAD

Compartiendo claves de Autopsicología: AUTENTICIDAD

El pasado 18 de enero tuve el placer de presentar mi libro AUTOPSICOLOGÍA Ejercicios y claves para una buena salud mental en los Directos de #SabadellForum que organiza Banco de Sabadell, compartiendo charla con buenos amigos y compañeros.
Podéis acceder íntegramente al evento desde aquí mismo.

Son momentos críticos para la salud mental de todos. La dura existencia nos muestra últimamente algunas sombras derivadas de las crisis que padecemos, tanto a nivel sanitario como en el aspecto geopolítico. Mas como siempre os traslado cuando tengo oportunidad: la vida sigue su curso y no debemos claudicar de nuestra felicidad, pese a que la tormenta en ocasiones, dure demasiado.

La diferencia entre el dolor y la incomodidad, frente al gran malestar y el sufrimiento, como abordo en mi libro de AUTOPSICOLOGÍA, se corresponde únicamente con la interpretación y elaboración que hacemos sobre nuestros eventos internos (emociones y pensamientos, mayormente). Hemos de aprender a entenderlos, revisarlos (tomando conciencia de ellos), pero no quedar esclavos de los mismos. El camino del crecimiento personal y la autoorganización cognitiva y emocional debe seguir su curso; hemos de seguir abrazando la fascinante aventura de vivir, aunque de vez en cuando nos llevemos algún que otro disgusto.

De forma que hay que abrir nuestra brújula emocional, si andamos perdidos. Contemplar la vida serenamente y dedicar un tiempo a nosotros, también buscando espacios de silencio, al mirarnos adentro.

La clave más importante de todas, para mejorar nuestra salud mental es el despliegue de nuestra autenticidad. Ser congruentes con nosotros mismos, cuando nos desenvolvemos en la vida y con los demás. No escondernos. Los sabios griegos ya lo apuntaban, como lo leemos en el frontispicio del Templo de Apolo en Delfos “Conócete a ti mismo”. O con el aserto de Píndaro, magnífico: “llega a ser el que eres”. Píndaro, por cierto, fue un poeta lírico de la antigüedad (Grecia), siglo VI a.de C. que gustaba de cantar y escribir loas a los participantes en los Juegos Olímpicos. Esta clave, autenticidad, es extraordinariamente importante porque es hedónica, nos hace sentir bien, y nos vuelve más asertivos ( la “parresia” griega), más capaces de comunicar nuestras opiniones y sentimientos a los demás, sin temor alguno.

Es por tanto indispensable forjar una fidelidad a nuestros valores personales y transmitirlo al comportarnos frente a los demás y al ir jalonando las metas que establecemos en nuestra vida. Esto científicamente se ha comprobado en teorías como la de “disonancia cognitiva” de Festinger. Este psicólogo probó experimentalmente que NO somos capaces de mantener de forma consistente una conducta (sin coste emocional ni personal) que claramente sea incongruente con nuestros principios y valores. Un ejemplo, sabemos que fumar perjudica la salud, y por tanto sería coherente que dejáramos de fumar toda vez que estamos convencidos (casi todos) de ello. Sin embargo, el placer asociado a fumar, y la dificultad para abandonar el hábito hace que nos identifiquemos con creencias alternativas, como: “hay que vivir la vida intensamente, y disfrutar, también fumando… de algo hay que morir” o creencias similares, que hacen así coherente para el fumador el seguir con su adicción tabáquica.

Compartiendo claves de Autopsicología: AUTENTICIDAD

También los psicólogos conocemos sobradamente que el estrés asociado a una falsedad puede ser captado por el polígrafo (que es prueba de sinceridad en algunos países y que tanto vemos en las series yanquis), que detecta cambios en distintas variables psicofisiológicas (ritmo cardíaco, conductancia, presión arterial, etc. ). Quienes llevan una vida falsa, no auténtica, permanecen atrapados con elevadas dosis de ansiedad, y en la mayor parte de los casos, permanentemente.

Este tema de la autenticidad y el compromiso con los valores personales, fue el tema principal que comentamos en el último programa radiofónico en el que participé, ASEMFA SEVILLA RADIO 106.0 FM, con Miguel Angel Rafael González, que podéis escuchar (o descargar) aquí mismo (en IVOOX), una propuesta radiofónica en este caso muy desenfadada y muy andaluza.

Seguiré tratando estos temas cuando tenga oportunidad de compartirlos en los foros a los que pueda ser invitado. El próximo encuentro al que todos estáis invitados será en Alicante.  Impartiré una charla-coloquio en el Colegio Oficial de Psicólogos de Alicante, titulada: Ejercicios y claves para una buena salud mental. Presentará el acto: Concepción Sánchez, Vicedecana Segunda del Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana, además de una excelente psicóloga, una auténtica “decana” en Alicante.

Hablaremos de Autopsicología, y de mucho más,  y podré responder a todas vuestras dudas y consultas.

Tomad nota si os apetece acompañarme. Día y lugar de realización: Jueves 3 de febrero a las 18:30 en Av. General Marvá, 16 – 1ª 03004 ALICANTE. 

Preinscripciones: https://www.cop-cv.org/servicios/club-de-ocio/actividades/detalles/4244 (si queréis que me ocupe yo de la preinscripción enviadme vuestro nombre, número de asistentes y email por este medio) Plazas limitadas.

Seguimos reencontrándonos y hablando sobre AUTOPSICOLOGÍA. Gracias por estar ahí.

 

Alberto Bermejo
Psicólogo Especialista en Psicología Clínica

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

AUTOPSICOLOGÍA
Ejercicios y claves para una buena salud mental

Felices y contentos…. ¡y moderadamente activos!

Felices y contentos…. ¡y moderadamente activos!

Si recordamos el mito griego de Sísifo,  éste fue condenado a rodar eternamente una piedra por una colina empinada, desde su base. Sabed que con toda certeza fue mejor castigo que una condena a permanecer sentado mirando al vacío por siempre.

Y es que los tipos aburridos a menudo tienden a parecer poco alegres y felices. Y esto concuerda con investigaciones de mis colegas acerca de la felicidad humana y su relación con nuestro nivel de actividad.

Las personas que se mantienen ocupadas, incluso con una actividad poco significativa, tienden a ser más felices que aquellos que no lo hacen. Hay múltiples estudios al respecto, pero recojo en este momento el de 2010 de la  Universidad de Chicago y la Universidad de Shanghai Jiatong publicado en Psychological Sience.

Los autores concluyen que el deseo de evitar el aburrimiento y la depresión asociada buscando una mayor actividad mejora la motivación de las personas. Y amigos, esto es una constante en psicología clínica.

De hecho estas ideas son claves en la terapia para la depresión. Un componente fundamental de toda terapia tendente a reducir el profundo desánimo que acompaña a los deprimidos está relacionado con la planificación de una serie de actividades a ser posible agradables. Es extraordinariamente importante para el psicólogo comprometer al paciente en una vida activa, manteniéndose especialmente ocupado. Y no es tarea sencilla, porque lo que más le complace al paciente deprimido es la inactividad y condolerse en su sobrevenido infortunio. Es preciso que en estadios depresivos el cerebro mantenga determinados niveles de actividad para hacer frente al leviatán de la depresión.

En la investigación que se publicó hace unos años se pidió a los voluntarios completar un formulario-encuesta y luego esperar 15 minutos hasta que que estuviera lista la siguiente. Se les dio a elegir a los participantes entregar la encuesta y esperar o bien caminar unos minutos y entregar la encuesta en una localización cercana, recibiendo en ambos casos un pequeño caramelo como obsequio. Con medidas apropiadas se concluyó que aquellos que prefirieron caminar para entregar su encuesta respondida se sentían más felices que los que no se movieron de su sitio y esperaron aburridos.

Según parece, si fuéramos capaces de idear un mecanismo que activara a la gente ociosa para participar en actividades no perjudiciales sería mucho mejor que mantenerse en un destructivo aburrimiento.

Así que amigos, tomad buena nota. Sobre todos aquellos que aspiran a alcanzar la inactividad absoluta o no hacer prácticamente nada; nuestra psicofisiología no responderá óptimamente en tal situación. Resignaos: para mantener un determinado nivel de felicidad deberemos estar razonablemente ocupados. ¿Eres una persona activa o todo lo contrario?

Alberto Bermejo

Psicólogo clínico

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Facebook:   https://es-es.facebook.com/GabineteEidos/

Twitter:        https://twitter.com/gabinete_eidos

 

 

Felices… ¿para siempre?

Felices… ¿para siempre?

Uno de los grandes mitos de nuestra humanidad es la búsqueda de la felicidad. Desde niños crecemos imbuidos por la idea de que venimos a este mundo para ser los más felices. Nuestra cultura occidental está cimentada en la idea de que el hombre es bueno y ser feliz es lo más natural del mundo.

Quiero centrarme en escribir unas líneas sobre el concepto de felicidad desde la óptica de la psicología clínica; subrayando inicialmente algunas ideas algo desadaptativas que son compartidas por muchos:

  1. Podemos sentirnos felices para siempre.
  2. El hombre nace para ser feliz en este mundo.
  3. Si no eres feliz, eres un ser desgraciado.
  4. No podemos tolerar el malestar, hay que luchar contra él.

Podríamos señalar más ideas de este tipo, con poca base real; pero no quiero extenderme. Preguntaos: ¿qué es la felicidad?. Nadie se pone de acuerdo al respecto y es asunto muy opinable.

La cruda realidad (y no quisiera ponerme pesimista) es que la felicidad perenne no existe, el hombre no nace para ser feliz (no es su cometido primordial, no nació con ese fin), se puede ser feliz y desgraciado a un tiempo (todo depende de cada momento y cada situación vital) y también constatamos los psicólogos que el malestar forma parte de nuestra existencia.

Por favor, no matéis al mensajero. Podemos vivir con moderada felicidad, sí.  Aunque quisiera llamar la atención sobre el hecho de que construimos nuestra vida en general sobre una ideología de la felicidad equivocada.

Lo qué debemos tener presentes es tener conciencia de quienes somos. Somos seres vulnerables. Seremos felices en cada momento, dependiendo de nuestro modo de valorar nuestro mundo y nuestro entorno. Y en ocasiones estaremos en presencia del malestar y tendremos que vivir con ello. La psicología clínica nos enseñará actitudes, estrategias y técnicas para hacerle frente. Vivir sumidos en depresión, ansiedad o sufriendo trastornos psicológicos diversos no es una opción; podemos vivir más profundamente vidas razonablemente felices.

En mi opinión, la felicidad consiste en sentirnos plenamente vivos. La felicidad en la práctica es tener conciencia de quienes somos y sentirnos satisfechos pese a vernos a menudo sumidos en la incongruencia; es establecer un propósito en nuestra existencia y trabajar por conseguirlo; la felicidad es vivir cada instante como si fuera el último, extraer lecciones valiosas de cada acontecimiento; es disfrutar con cada nuevo aspecto de nuestro entorno vital. La felicidad es sentirnos estimulados física, social e intelectualmente; felicidad es alejarnos de todo lo que estropea nuestra capacidad de ser feliz (las adicciones, la delincuencia, la corrupción, la violencia, etc.). Felicidad es también, y sobre todo, creatividad.

Comentemos un par de factores importantes en esto de construir felicidad (aparte de muchos recursos y consejos habituales) y ya retomaremos el tema en otra ocasión porque me gusta no escribir  posts excesivamente densos.

Un estudio publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health http://jech.bmj.com/ determinó, a partir del análisis de cuestionarios respondidos por 51000 noruegos, que asistir y participar a actividades culturales producía satisfacción, bienestar y lo más importante, que las personas que asistían a estos eventos eran menos propensos a la ansiedad y la depresión. Y estudios similares han conducido a resultados también similares.

En mi opinión, cualquier actividad reforzante (agradable) que rompa con la dura rutina de cada día repercutirá positivamente en nuestra salud e incrementará nuestra capacidad de sentirnos más felices. Así que, te aconsejo que potencies tu vinculación con actividades culturales. Un consejo también muy importante, sin duda alguna, es que te mantengas plenamente activo. La pasividad es enemiga de lo bueno.

Otro ejercicio muy saludable y de importancia a la hora de fortalecer nuestro sentimiento de felicidad cotidiano es la risa. Aristóteles ya decía que “la risa es un ejercicio corporal valioso para la salud”. ¿Se acuerdan ustedes del libro “El nombre de la Rosa” y la equivocada valoración religiosa de reír  por uno de sus personajes?. Pues ahí lo tenemos…

Al parecer, gracias a la risa se liberan sustancias bioquímicas, como la dopamina y la adrenalina que influencian positivamente nuestro estado de ánimo e incrementan nuestra creatividad. La risa es la contraparte de la depresión y la tristeza, mejora nuestra autoestima y alivia el insomnio.  Además, se ha demostrado que refuerza también el sistema inmunológico. En definitiva, y a juicio de muchos investigadores, facilita respuestas fisiológicas, psicológicas y espirituales.

Recordad, de cara a vuestra felicidad, lo que dice un proverbio chino: “para estar sano hay que reirse al menos 30 veces al día”. Tomad buena nota.

Alberto Bermejo

Psicólogo clínico

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Facebook:   https://es-es.facebook.com/GabineteEidos/

Twitter:        https://twitter.com/gabinete_eidos

La experiencia de fluir (Flow)

La experiencia de fluir (Flow)

Algunos basan su vida en la búsqueda del placer, que con frecuencia confunden con ser felices. Realmente, los placeres entendidos en el sentido material duran bien poco. El verdadero sentimiento de felicidad radica en nuestro interior. Y está más vinculado a la noción de disfrute.  Es inútil buscar fuera fuentes de placer, en objetos ni en sustancias externas. Sí, acaso, reorientar la felicidad desde las experiencias que podemos sentir en nuestra vida. El disfrute está conectado con nuestra capacidad para concentrarnos en algo conscientemente y tener pleno control sobre nuestra atención, enfocando nuestra mente hacia lo que hacemos en cada momento.

En otras ocasiones he abordado la experiencia de vida interior para abrazar algo que puede parecerse a la felicidad, o la entronización de nuestros valores como jalones de una óptima experiencia vital. La mayor experiencia de felicidad radica en nuestra propia mente, disfrutando en cuerpo y alma de todo lo que hacemos cada día. En este post quiero mostrarte el estado opuesto de la condición de entropía psíquica, la experiencia óptima, la experiencia de fluir. ¡Y no estamos hablando del condensador de fluzo, el núcleo central que hacía funcionar el DeLorean de la película Regreso al Futuro! Aunque es una bonita metáfora de todas las capacidades y el fantástico potencial de nuestra mente, en formato fílmico.

Hablamos de un estado de flujo de conciencia óptimo, vital, donde todo lo que hacemos añade orden a nuestro sentir consciente, sintiéndonos bien, creativos y activos. ¡Como en esos dibujos de los tebeos en los que el dibujante reflejaba encima del personaje una bombilla encendida!. Quien mejor ha descrito esta experiencia ha sido Mihaly Csikszentmihalyi, en su libro “Flow” (Fluir)

Fijémonos en las personas que nos comentan experiencias de goce extremo, casi extático; producidas por la escucha de una obra musical, la lectura de un libro inspirador, el descubrimiento de un paisaje o un sentimiento espontáneo de bienestar. Estas experiencias están relacionadas con una concentración especial, un desafío, con habilidades y consecución de metas, autocontrol, la apertura a los demás, el alejamiento de las preocupaciones  y con la validación de expectativas positivas en la vida y retroalimentación positiva de nuestra propia conducta. Esa búsqueda de flujo personal en lo que hacemos y en lo que experimentamos puede ayudarnos a encontrar las respuestas que buscamos, nos ayudará a sentirnos mejores.

Abraham Maslow, uno de los más importantes psicólogos del siglo XX elaboró una teoría de personalidad alrededor del concepto de autorrealización, y de las necesidades internas, morales, entroncadas con la búsqueda de un significado personal. Una de sus frases, que me han inspirado a menudo: “… Podemos orientarnos hacia la defensa, la seguridad o el miedo. Pero, en el lado opuesto, está la opción de crecimiento. Elegir el crecimiento en lugar del miedo doce veces  al día, significa avanzar doce veces al día hacia la autorrealización…”. Se trata de dejarnos absorber por esa experiencia óptima transformadora, ser uno con lo que hacemos en cada momento; que podemos llamar también experiencia autotélica (del griego “auto” que significa en sí mismo y “telos” que significa finalidad) 

Es francamente importante por otra parte dedicar nuestro tiempo en actividades que verdaderamente disfrutemos y nos llenen, que nos hagan sentir bien, aparte de aquellas otras indispensables en la vida que no siempre nos llenan tanto…

Alberto Bermejo

Psicólogo clínico

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Facebook:   https://es-es.facebook.com/GabineteEidos/

Twitter:        https://twitter.com/gabinete_eidos