loader image
629 667 213 eidos@psicologos.eu

El verano es tiempo de solaz y relajación. De dejar a un lado el estrés y disponer de un tiempo de holganza. Si vives cerca del mar, como yo, puedes caminar o correr muy cerca de la playa y sentirte mucho más conectado con la naturaleza. En invierno muchas veces no nos damos cuenta que el ritmo de salud está conectado con lo natural, con lo primigenio y la vitalidad, lejos del artificio. Descubre conmigo unas cuentas claves de Autopsicología y salud mental muy estivales que mejorarán tu estado de ánimo y reducirán tu ansiedad.

La primera clave: apertura al mundo natural. Como indicaba arriba, es el momento de olvidar un poco más obligaciones laborales o profesionales que no urgen en estos momentos. Pasa más tiempo al aire libre, incluyendo alguna experiencia vinculada a la naturaleza en tus vacaciones. Agua, aire, tierra, sol…. Abrir nuestros sentimientos a la naturaleza esencial nos permitirá sentirnos mucho mejor.

Otra clave: vitalidad. Programa un importante número de actividades este verano. No lo dediques únicamente a tumbarte al sol y holgazanear demasiado (solo lo justo). Incrementa el tiempo que dedicas al deporte y hazlo al aire libre. No temas pasar frío, o calor, o sufrir algún tipo de inclemencia climática. Dúchate con agua fría este verano. Buscamos un estado de bienestar y comodidad permanente que es contrario a nuestra condición. Es el momento, también, de comprometerte a incorporar un nuevo hábito saludable en tu rutina. Quizás tomar menos tóxicos, o cambiar la dieta; hacer una tabla de gimnasia por la mañana y animarte a hacer algunos ejercicios de respiración, yoga o estiramientos. Además de lo indicado respecto de la vitalidad, puedes incluir en este apartado un compromiso para dormir más y mejor. Un día hablaremos sobre higiene de sueño.

Una clave más:  márcate algunas metas y retos para este verano. Comienza el día con energía y haz una planificación global para toda la semana, dedicando un tiempo para la actividad física, otro (más social) para compartirlo con tu pareja, familia y/o amigos, buscar tiempo para la diversión, otro para dedicarlo a actividades más cognitivas (documentarte, lectura, preparar algún artículo) y otro para la introspección y el crecimiento personal. Y busca más tiempo, si es posible, para compartirlo con toda tu gente, y con lo que te encuentres este verano. En verano es tiempo de socializar. Si estás algo depre quizás pueda costarte este compromiso, pero si te esmeras, si te esfuerzas en activarte algo más, recibirás el premio de una mejor salud mental.

Importante: busca siempre la calma de la mente. Incluso si estás saltando en un concierto de tu grupo preferido o estás haciendo una rutina deportiva. De algún modo, siente la conexión mente-cuerpo en todo momento; o más aún: mente-cuerpo-vida. Busca tiempo para ti. Para, siéntate  y practica relajación, yoga o mindfulness. Este verano no “pienses” demasiado sobre banalidades. O sencillamente, atrévete a no hacer nada de nada… (¡durante no mucho tiempo!).

Otra clave, aunque igual me repito un poco: bebe y come un poco mejor este verano. Bebe agua y aprovecha este verano para comer más fruta y menos refrescos azucarados. Acércate a una alimentación más natural y saludable, y diviértete en la cocina.

Una clave algo difícil: conócete mejor. Esta clave la podemos conectar a alguna de las anteriores, pero se trata de dedicar tiempo a reconocer nuestros sentimientos y emociones. Descubrirlas. Las que nos gustan y las que no. Las emociones hablan de nosotros y el mundo. No debemos despreciarlas, sino conocerlas y afrontarlas. Haz un balance emocional diario o semanal para aprender a procesar mejor tus reacciones emocionales.

Esta clave es primordial: haz lo que te guste,  y mejor, compártelo. Es muy general, pero tan cierto como que en verano hace calor (aquí). Si no es necesario, o no es trabajo, no hagas muchas actividades a disgusto. Dedica el tiempo necesario a lo que te gusta: leer, pasear, ver a amigos, ir al cine, ver series, disfrutar con la tecnología, a amar, practicar tus hobbies. ¡no te cortes!.

Y una de mis claves preferidas: no te olvides de viajar. Me gusta hacer maletas siempre que puedo y recorrer ciudades. Yo viajo a distintos lugares del mundo cada año con mi club de viajeros Oneira. Hace muy poco regresé de Rumanía y en agosto recorreré una parte de Francia. En 2018 escribí sobre la magia de viajar: https://oneira.es/viajar-y-sonar-con-viajes/

Y todas las claves se resumen en una: practica la Autopsicología. Si aún no lo tienes, hazte con mi libro:  Autopsicología: ejercicios y claves para una buena salud mental publicado en Editorial Almuzara y comienza a leer por el capítulo que más te motive y haz los ejercicios que te propongo en él.

 

¡Buen verano lectores!

Alberto Bermejo
Psicólogo Especialista en Psicología Clínica

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

AUTOPSICOLOGÍA
Ejercicios y claves para una buena salud mental