loader image
629 667 213 eidos@psicologos.eu
Claves de Autopsicología:  Cambio de comportamiento

Claves de Autopsicología: Cambio de comportamiento

En las distintas presentaciones de AUTOPSICOLOGÍA que he realizado recientemente me gusta recordar el mensaje de Steve Jobs, una auténtica perla para nuestros oídos y que tengo muy presente en este incierto futuro o prefuturo en el que nos hallamos:

Cada día me miro en el espejo y me pregunto: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?. Si la respuesta es “NO” durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo”

Y esta gran verdad me sirve para estimular la reflexión sobre la importancia de nuestra conducta. Clave relevante en el cambio personal, si de veras nos tomamos en serio una transformación. Desconfiad de libros con títulos algo engañosos, del tipo:  Ser feliz es fácil, Supere la depresión sin esfuerzo, Superar la ansiedad en cinco días, Dejar de fumar en una sesión…. (son títulos inventados, eh). El cambio requiere cierto sacrificio. No podemos esperar que si la infelicidad nos acompaña todos los días, logremos dar la vuelta a nuestro dolor sin realizar ninguna modificación en nuestro comportamiento.

Si tu discurrir conductual ha sido el mismo en estos últimos meses o años de dolor emocional compartirás conmigo que algún cambio has de plantear en tu vida.  Quizás el cuerpo no te lo pida, porque la comodidad de mantener el hábito de no-moverse (existencial o emocionalmente) es poderosa. En el fondo tenemos miedo a dejar de ser quienes somos. Pero esto no es cierto, ¡somos siempre los mismos!. Nuestra naturaleza y esencia individual está a salvo, solo que debemos aceptar que podemos cambiar lo que no nos gusta. Recuerda siempre: la conducta no cambia al hombre; es el hombre el que cambia su conducta.

Te propongo algunas buenas ideas y consejos para planificar cambios comportamentales. Lamentablemente no podré ser muy exhaustivo, pues este es un artículo breve. No obstante, encontrarás más ideas y múltiples ejercicios en mi libro de AUTOPSICOLOGÍA Ejercicios y claves para una buena salud mental. Editorial Almuzara.

Revisa tu día a día y date cuenta que mucho de lo que aprendemos y realizamos cotidianamente lo hacemos por asociación (condicionamiento clásico). Un estímulo elicita respuestas determinadas en nosotros. Así que revisa concienzudamente qué hace que tu conducta se exprese (sobre todo la conducta problemática) y detecta los “disparaderos” de dichos comportamientos. Modificando los estímulos también podrás modificar tu conducta.

Otro motor de cambio es el “condicionamiento operante”. Si te fijas bien, muchas de tus conductas las mantienes porque son de algún modo “recompensadas” o “reforzadas”. Ello hace que se repitan con mayor probabilidad respecto a las no recompensadas. Un ejemplo: si escribes un buen artículo y recibes buenas críticas por el mismo es muy probable que ese refuerzo haga que sigas escribiendo más artículos. El “castigo” opera de forma inversa. Si al ejecutar una acción recibes una “reprimenda verbal”, pongamos por caso, o una “consecuencia negativa” cualquiera, es muy probable que abandones dicha conducta. ¡Salvo que seas muy recalcitrante!. Revisa tus conductas problema y averigua de qué modo son o no son reforzadas. Puedes plantearte estrategias de autorreforzamiento para establecer algún tipo de autocontrol en tu propia conducta.

Te propongo un ejercicio para casa. Lleva un registro de conductas desajustadas que plantees seriamente modificar. Reflexiona sobre ellas y pregúntate qué te lleva a comportarte de forma conflictiva. Explora estímulos, situaciones, personas, pensamientos, emociones vinculadas a dicha conducta, que puedan estar facilitándola. Valora también sus consecuencias (emocionales, cognitivas, etc). Comparte la información con tu pareja o con alguna persona cercana y desde el conocimiento de lo que sí debes cambiar puedes plantearte una estrategia o propuesta seria de cambio.

¡Aléjate de las conductas que entorpecen tu crecimiento personal o causan conflicto a tu alrededor! ¡Abraza aquellas conductas que realmente te hagan crecer y sean realmente productivas y te hagan crecer!

Alberto Bermejo
Psicólogo Especialista en Psicología Clínica

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

AUTOPSICOLOGÍA
Ejercicios y claves para una buena salud mental

Claves de Autopsicología: Construye un relato con sentido

Claves de Autopsicología: Construye un relato con sentido

La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada

Séneca 

Sigo desvelando algunas de las claves primordiales que debemos manejar para fortalecer nuestra salud mental. Mucho más en estos tiempos convulsos: si no es el COVID19, nos atemorizan con una “respuesta técnico-militar”. ¿Por qué no lo llaman por su nombre? El agresor de Ucrania ha iniciado una GUERRA. Confiemos en que la diplomacia y las sanciones, y/o las negociaciones, paren esta barbarie. No hemos cambiado nada. Y los paganos de todo esto somos el pueblo, los que más sufrimos la idiocia de gobernantes de todo signo.

Esto de una “respuesta técnico-militar” es un claro ejemplo de la tendencia a la eufemización de todo. Lo detesto profundamente. Todo se disfraza, se oculta la realidad, las verdades. Nos lo enseña la sabiduría ancestral de nuestros refranes: “al pan, pan y al vino, vino”.  Reclamaba en un artículo anterior la apuesta por la Autenticidad. Son importantes las historias, que es lo que me ocupa en este artículo de hoy, la Narrativa. Y es importante cómo nos contamos lo que sucede y lo que nos pasa. Y como experimentamos nuestra existencia, la vida.

Séneca, Lucio Anneo Séneca, fue un orador y filósofo estoico (y cordobés por más señas) en el Imperio Romano y sobrevivió a varios emperadores, hasta que Nerón le obligó a suicidarse. Dejó una obra estimable; su pensamiento denota el gran valor del humanismo y las reflexiones que desarrolló en torno a las emociones, la ambición, y el poder de la filosofía. En la cita que antecede a este post, Séneca nos anima a vivir una vida cargada de significado y bien narrada, una vida legendaria a poder ser. Me resulta fascinante esta reflexión. El poder de las historias. Puede impregnar nuestra vida: puede ayudarnos a movilizar nuestros mejores recursos para cambiar.  Es un elemento clave en psicoterapia, al menos para los psicólogos que damos valor al relato que el paciente nos lleva a consulta: modificar su relato, es también modificar a la persona.

Nuestra existencia de compone de narraciones vitales. Somos los protagonistas de un gran relato universal que se pierde en la noche de los tiempos. Caminamos por nuestra vida trenzando pequeñas y grandes historias que rebosan significados que nutren nuestro mundo particular. Historias de amor, de generosidad, de amistad, de esfuerzo, de desafíos, de compromiso, de diversión, de aventuras… Nuestra salud mental está vinculada a que estas narrativas personales sean auténticamente genuinas.

Un único patrón subyace a todas las narraciones, el periplo de un héroe, como nos lo cuenta Joseph Campbell en su libro El héroe de las mil caras. Comenzando por la llamada a la aventura, el abandonar el mundo conocido, atravesando el umbral hacia un universo extraordinario, descubriendo amigos y adversarios, sobreponiéndose a las crisis y consumando la hazaña,  y regreso a casa transformado en un nuevo hombre. Probablemente esa sea nuestra pequeña gran historia en nuestro devenir vital por este mundo tan desnortado.

Compartiendo claves de Autopsicología: AUTENTICIDAD

Nos encantan las historias, las series, el cine, los libros, la literatura… (también los chismes y las anécdotas). A la hora de describir nuestra particular historia trenzamos un relato para darlo a entender a nuestro interlocutor. Las historias de un paciente representan un relato en búsqueda de sentido. Tras la aplicación de diferentes técnicas y en la intervención terapéutica, recurriendo también a las metáforas, invito a la indagación y resolución de problemas y concibo con el paciente un plan para superar una vida de confusión y mediante el lenguaje (y las imágenes), lograr alcanzar la meta de salud mental definida. Las perturbaciones emocionales representan crisis en la edificación de nuestra coherencia personal; si encontramos sentido y significado personal en nuestro relato, podemos dirigir la narrativa de nuestra existencia al mejor puerto posible.

Habría mucho que hablar de metáforas y sueños, pero no hay espacio en este artículo, ya que procuro condensar y sustanciar para no extenderme en demasía. En mi libro de AUTOPSICOLOGÍA Ejercicios y claves para una buena salud mental de Editorial Almuzara, amplío información sobre esta clave importante de salud mental y te propongo en él ejercicios prácticos para que puedas revisar desde la comodidad de tu hogar tu narrativa autobiográfica y reconstruir relatos en los que fuimos heridos.

No obstante, te invito desde ya con una propuesta práctica, para reflexionar sobre ti:

Haz un pequeño recorrido sobre lo que ha sido tu vida, desde que tienes recuerdos, y escribe tu propia autobiografía. Y a continuación, ¿Cómo describirías tus próximos diez o quince años? 

En función de tus respuestas podrás descubrir si eres optimista o pesimista sobre el futuro. Al mismo tiempo, serás conscientes de cómo te describes, de forma que con una mayor aplicación en el ejercicio podrás modificar algunos aspectos importantes de tu conducta o tu personalidad.

Te animo a que cultives tu propia cohesión personal en tu relato y que, con viento favorable, despliegues tus valores a modo de velamen en esta espléndida travesía que resulta ser la vida.

Alberto Bermejo
Psicólogo Especialista en Psicología Clínica

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

AUTOPSICOLOGÍA
Ejercicios y claves para una buena salud mental

Claves de Autopsicología: Venciendo el miedo

Claves de Autopsicología: Venciendo el miedo

“…Los humanos necesitamos desafíos, momentos que nos hagan sentir que debemos ganarnos el regalo de la vida. La mayoría de nuestros genes provienen de la Edad de Piedra. Cuando se presentan peligros y desafíos, generan significado y siento que soy fundamental…”

Erling Kagge“Filosofía para exploradores polares”

Recientemente llegó a mis manos el último libro del noruego Erling Kagge: aventurero, editor, abogado, filósofo  y por supuesto, escritor de éxito. Erling es uno de los pocos seres que ha alcanzado los tres polos de la Tierra: el Polo Norte, el Polo Sur y el Everest.  Su título: “Filosofía para exploradores polares”. Incluye todo tipo de consejos, reflexiones y propuestas para llevar una vida más gratificante y cultivar una razonable resiliencia. Quedé impresionado por la profundidad de sus elaboradas meditaciones. Este autor mostró en otra de sus obras una invitación a reencontarse con el silencio, para volver sobre uno mismo y alejarnos del ruido. Todo lo que cuenta en su libro no tiene ningún desperdicio. Sin embargo, hoy me quedo con sus impresiones sobre el desafío y el miedo. Es importante sentirnos vivos, y proponernos desafíos en esta vida de rutinas,  y normalmente aburrida.

¿Y qué pienso yo al respecto?

Sabed que los pacientes llevan a consulta fundamentalmente sus experiencias y particulares relaciones con el miedo. Esa gran barrera psicológica que nos ata de pies y manos. El miedo es desasosegante, es un gran obstáculo en nuestra vida. Y hemos de darnos cuenta de ello para no alejarnos de lo que resulta valioso para nosotros. Los seres humanos libres han sabido romper las cadenas que les ataban al miedo. Necesitamos algún que otro “trance”, correr algunos riesgos, para salir de nuestro estado de confort. O sencillamente, ser nosotros mismos y cumplir con nuestro ritual vital sin vernos desencajados por el temor.

El miedo nos ahoga y os propongo relacionarnos mejor con él. No deja de ser una experiencia psicológica mediatizada por nuestro sistema nervioso autónomo y por algunos órganos del cerebro (amígdala, hipófis, etc…). Biológicamente somos deudores de grandes miedos que están anclados en nuestro material genético: la altura, los iguales, el fuego, algunos animales. El miedo que sentimos es un despliegue brutal de recursos psicofisiológicos que habitualmente no deberían generarse, porque las amenazas a nuestro alrededor son ínfimas, no son importantes realmente. En su mayor parte son constructos de nuestra imaginación, de nuestro cerebro: de lo que nos decimos e imaginamos, de nuestras rumiaciones. El miedo es un Mátrix perturbador que solo sentimos íntimamente. 

Si apostamos por la vida, hemos de apostar también por aceptar los inconvenientes de vivir. Problemas irrenunciables e inevitables. Las cartas que la vida nos arroja en esta partida de póker descomunal. Gran parte de nuestra angustia vital deriva de la no aceptación de nuestras cartas, de los sinsabores de la vida. Abrir el corazón y arrojarnos a la experiencia de vivir, incluso ante el miedo (una vez valorada la la amenaza, no significativa) es recorrer el camino de la superación y el crecimiento. Afrontar el miedo nos confiere más energía para superar las fases de angustia y estrés, si se presentan.

Si sucumbimos al miedo, nuestro cerebro adopta el modo de “evitación cognitiva” y de “evitación de experiencias”. Nos alejamos de eventos internos (imágenes, pensamientos, emociones) que no nos gustan, las rechazamos. Nos encerramos en nosotros mismos y desencadenará la perturbación, enredándonos en patrones de rumiación psicológica agotadores.

Los obstáculos psicológicos demandarán que orientes tu comportamiento hacia el camino fácil, sin embargo, te animo a que tu esfuerzo se oriente más hacia conformar estrategias de afrontamiento frente a los obstáculos que paralizan tu discurrir vital.

Compartiendo claves de Autopsicología: AUTENTICIDAD

Para que descubras que el miedo a menudo es una entelequia, te propongo un ejercicio: prueba con una de las imágenes que identifican la vivencia de uno de tus miedos, si tus reacciones de activación son manejables y no estás muy alterado. Para un momento y échate en el sofá para fijar en tu imaginación dicha experiencia, como si estuviera ocurriendo verdaderamente. Piensa que en todo momento estás recreando una fantasía, una fantasmagoría. Son solo recuerdos, o normalmente serán anticipaciones de futuro sobre hechos que probablemente no sucedan, que solo temes.

Concéntrate en dichas imágenes, sin modificarlas, sin cambiarlas, manteniendo la concentración exactamente en esa escena, siempre la misma durante el ejercicio. Sin saltar de unas imágenes a otras. Comprobarás que tu nivel de activación de ansiedad o miedo es elevado en un principio, pero si te mantienes en el ejercicio unos minutos más, al menos 5 ó 10 minutos, descubrirás que tu respuesta de ansiedad habrá bajado ostensiblemente. En mi libro AUTOPSICOLOGÍA Ejercicios y Claves para una buena salud mental  de Editorial Almuzara tienes explicado todo el ejercicio (“Entumecer el miedo”). Descubre más claves y ejercicios para mejorar tu salud mental. No te dejes enredar por el miedo. Rompe esas cadenas.

Alberto Bermejo
Psicólogo Especialista en Psicología Clínica

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

AUTOPSICOLOGÍA
Ejercicios y claves para una buena salud mental

Compartiendo claves de Autopsicología: AUTENTICIDAD

Compartiendo claves de Autopsicología: AUTENTICIDAD

El pasado 18 de enero tuve el placer de presentar mi libro AUTOPSICOLOGÍA Ejercicios y claves para una buena salud mental en los Directos de #SabadellForum que organiza Banco de Sabadell, compartiendo charla con buenos amigos y compañeros.
Podéis acceder íntegramente al evento desde aquí mismo.

Son momentos críticos para la salud mental de todos. La dura existencia nos muestra últimamente algunas sombras derivadas de las crisis que padecemos, tanto a nivel sanitario como en el aspecto geopolítico. Mas como siempre os traslado cuando tengo oportunidad: la vida sigue su curso y no debemos claudicar de nuestra felicidad, pese a que la tormenta en ocasiones, dure demasiado.

La diferencia entre el dolor y la incomodidad, frente al gran malestar y el sufrimiento, como abordo en mi libro de AUTOPSICOLOGÍA, se corresponde únicamente con la interpretación y elaboración que hacemos sobre nuestros eventos internos (emociones y pensamientos, mayormente). Hemos de aprender a entenderlos, revisarlos (tomando conciencia de ellos), pero no quedar esclavos de los mismos. El camino del crecimiento personal y la autoorganización cognitiva y emocional debe seguir su curso; hemos de seguir abrazando la fascinante aventura de vivir, aunque de vez en cuando nos llevemos algún que otro disgusto.

De forma que hay que abrir nuestra brújula emocional, si andamos perdidos. Contemplar la vida serenamente y dedicar un tiempo a nosotros, también buscando espacios de silencio, al mirarnos adentro.

La clave más importante de todas, para mejorar nuestra salud mental es el despliegue de nuestra autenticidad. Ser congruentes con nosotros mismos, cuando nos desenvolvemos en la vida y con los demás. No escondernos. Los sabios griegos ya lo apuntaban, como lo leemos en el frontispicio del Templo de Apolo en Delfos “Conócete a ti mismo”. O con el aserto de Píndaro, magnífico: “llega a ser el que eres”. Píndaro, por cierto, fue un poeta lírico de la antigüedad (Grecia), siglo VI a.de C. que gustaba de cantar y escribir loas a los participantes en los Juegos Olímpicos. Esta clave, autenticidad, es extraordinariamente importante porque es hedónica, nos hace sentir bien, y nos vuelve más asertivos ( la “parresia” griega), más capaces de comunicar nuestras opiniones y sentimientos a los demás, sin temor alguno.

Es por tanto indispensable forjar una fidelidad a nuestros valores personales y transmitirlo al comportarnos frente a los demás y al ir jalonando las metas que establecemos en nuestra vida. Esto científicamente se ha comprobado en teorías como la de “disonancia cognitiva” de Festinger. Este psicólogo probó experimentalmente que NO somos capaces de mantener de forma consistente una conducta (sin coste emocional ni personal) que claramente sea incongruente con nuestros principios y valores. Un ejemplo, sabemos que fumar perjudica la salud, y por tanto sería coherente que dejáramos de fumar toda vez que estamos convencidos (casi todos) de ello. Sin embargo, el placer asociado a fumar, y la dificultad para abandonar el hábito hace que nos identifiquemos con creencias alternativas, como: “hay que vivir la vida intensamente, y disfrutar, también fumando… de algo hay que morir” o creencias similares, que hacen así coherente para el fumador el seguir con su adicción tabáquica.

Compartiendo claves de Autopsicología: AUTENTICIDAD

También los psicólogos conocemos sobradamente que el estrés asociado a una falsedad puede ser captado por el polígrafo (que es prueba de sinceridad en algunos países y que tanto vemos en las series yanquis), que detecta cambios en distintas variables psicofisiológicas (ritmo cardíaco, conductancia, presión arterial, etc. ). Quienes llevan una vida falsa, no auténtica, permanecen atrapados con elevadas dosis de ansiedad, y en la mayor parte de los casos, permanentemente.

Este tema de la autenticidad y el compromiso con los valores personales, fue el tema principal que comentamos en el último programa radiofónico en el que participé, ASEMFA SEVILLA RADIO 106.0 FM, con Miguel Angel Rafael González, que podéis escuchar (o descargar) aquí mismo (en IVOOX), una propuesta radiofónica en este caso muy desenfadada y muy andaluza.

Seguiré tratando estos temas cuando tenga oportunidad de compartirlos en los foros a los que pueda ser invitado. El próximo encuentro al que todos estáis invitados será en Alicante.  Impartiré una charla-coloquio en el Colegio Oficial de Psicólogos de Alicante, titulada: Ejercicios y claves para una buena salud mental. Presentará el acto: Concepción Sánchez, Vicedecana Segunda del Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana, además de una excelente psicóloga, una auténtica “decana” en Alicante.

Hablaremos de Autopsicología, y de mucho más,  y podré responder a todas vuestras dudas y consultas.

Tomad nota si os apetece acompañarme. Día y lugar de realización: Jueves 3 de febrero a las 18:30 en Av. General Marvá, 16 – 1ª 03004 ALICANTE. 

Preinscripciones: https://www.cop-cv.org/servicios/club-de-ocio/actividades/detalles/4244 (si queréis que me ocupe yo de la preinscripción enviadme vuestro nombre, número de asistentes y email por este medio) Plazas limitadas.

Seguimos reencontrándonos y hablando sobre AUTOPSICOLOGÍA. Gracias por estar ahí.

 

Alberto Bermejo
Psicólogo Especialista en Psicología Clínica

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

AUTOPSICOLOGÍA
Ejercicios y claves para una buena salud mental

Navidad Mindful

Navidad Mindful

La Navidad es un tiempo de sabor familiar, una tradición que se retrotrae a tiempos paganos.  Aunque para muchos su valor religioso se ha difuminado, yo personalmente sigo apostando por señalar los sentimientos nobles que debería despertar en todos nosotros. Como toda festividad, también tiene un valor simbólico que solemos olvidar.

El verdadero origen histórico la encontramos en las saturnales romanas. En la antigua Roma las familias no adoraban al hijo del Dios cristiano, pero sí a múltiples deidades, a los que ofrecían todo tipo de sacrificios y ofrendas. Y como buenos paganos (esto sí, de Occidente) celebraban la llegada del invierno, el solsticio. Y más al norte la tradición del abeto decorado se pierde en la noche de los tiempos.  Roma festejaba “el renacimiento” del año, precisamente, el 25 de diciembre correspondiente al calendario juliano, con fiestas de lo más carnavalescas, en honor del dios Saturno, nada parecido a nuestra tradición religiosa e íntima de la Natividad de Jesús el Cristo.

En todo caso, la transcendencia simbólica de estas fechas navideñas es de relevancia en nuestra cultura y hemos de abrazarla y no descafeinarla (y no perder nuestras tradiciones -ya está bien de adoptar, por otra parte, tradiciones que no son nuestras-).  Y lo más importante en este ciclo es el reencuentro familiar y la solidaridad.  Repasando historias de nuestra historia, recuerdo las treguas que soldados fijaron en el frente de la I Guerra Mundial, e incluso en nuestra triste Guerra Civil. Ceses o alto el fuego que supusieron más de un juicio sumarísimo para algunos combatientes, pues no eran aprobados por la oficialidad.

Mas vayamos a nuestro terreno psicológico, revisemos. Después de un año duro, de trabajo, de estrés, de dificultades, para una gran parte de nosotros el reencuentro familiar debiera vivirse de una forma feliz, un modo de compartir lo mejor de cada uno y saber transmitir nuestros mejores deseos a los más cercanos.  Sin embargo, para muchos, estos días representan una etapa consumista y quien no goza de grandes recursos puede sentirse más pobre o más solo. ¡Aunque ahora estemos todos algo misérrimos con la inflación, la subida de la tarifa eléctrica y los vaivenes económicos que produce la crisis del COVID19! Aunque pienso que esto último también pasará…. y más pronto que tarde.

¿Sientes acaso que esta época es algo triste para ti? ¿Qué las Navidades te abaten casi por completo?

Algunos sentimientos de soledad o de tristeza asociados a la Navidad pueden estar vinculados a la falta de algunos seres queridos en estas fechas señaladas. Es probable que si vivimos solos o no tenemos familia o amigos cercanos nos sintamos algo huérfanos de calor afectivo. O es probable que  estemos abocados a un periodo de desánimo derivado de la época estacional invernal, con pocas horas de calor y sol. El cansancio, o el estrés acumulado durante el año puede ser una pesada losa que llevar a la espalda. O descubrir que cerramos una etapa acabando el año sin ver cumplidas algunas de nuestras expectativas, lo cual nos resultar algo duro de sobrellevar. El estar obligados a ser felices y comer perdices (en Navidad) puede resultarnos del todo estresante, o descubrir que los demás a nuestro alrededor dan saltos de alegría (o que nos lo parezca) y se lanzan a consumir desaforadamente.

Yo te propongo, querido lector, una Navidad mindful. De entrada, que pueda servir para el reencuentro con uno mismo, tanto más si te ves identificado en el párrafo anterior.  ¡Pero que sea también una oportunidad para abrirnos a los demás, en especial con los que más queremos! Cuando hablamos de una experiencia mindful, recuerda, hablamos de conexión con uno mismo, buscar la calma mental; atender a los estímulos de nuestro alrededor de forma serena y armónica, y vivir cada instante.

Es un tiempo de reconciliación. Intenta superar algunas batallas intestinas con treguas realistas y llenas de afecto. Si dispones de tiempo, piensa que puedes ser útil y puedes ayudar a otros que necesitan apoyo emocional y moral. Por ejemplo, muchas personas se preocupan de dedicar un tiempo a participar en grupos que dan cenas a personas sin hogar, o a colaborar en la recolección de alimentos para familias más necesitadas.  Un total cambio de perspectiva.  Es también un período precioso para proponer nuevos planes familiares y hacer propósitos de cara al año nuevo.

Si echas de menos a personas queridas que ya no te acompañan te animo a que prepares algún pequeño homenaje o dedicar estos días a las personas que una vez amamos (y que seguimos amando) que no nos acompañan. ¡Brinda por ellos con un buen vino! Comparte con los que están,  recordando a los que una vez estuvieron, en tus reuniones familiares, pero de forma festiva, no triste.

Dedica unos días a organizar un plan valioso, con nuevos propósitos de cambio de cara a fechas venideras. El año nuevo puede ayudarte a cumplir tus sueños, ¿por qué no? Es un tiempo futuro, pleno de misterio, que no sabemos que nos deparará, pero que podemos planificar para organizarnos algo mejor  y explorar hacia dónde derivar nuestra energía.

Y, pues sí, tampoco hay que olvidarse. Disfruta de los presentes, de las compras. Y si no te han regalado eso que tanto echas de menos, ¡quiérete tú más que nadie y regálatelo!

Felices fiestas navideñas amigos,  y próspero año nuevo para todos.

Alberto Bermejo
Psicólogo Especialista en Psicología Clínica

Gabinete de Psicología Eidos (Alicante)

www.psicologos.eu

eidos@psicologos.eu

Síguenos en nuestras Redes Sociales: